Tuesday, January 20, 2015

Qué es el esoterismo y cuál es su significado

En la tradición de la enseñanza siempre se ha afirmado que existe un nivel de conocimiento que , dado su dificultad y tiempo, sólo lo adquieren unos pocos.
Esos “unos pocos” es la primera definición de la palabra que va unida al significado del prefijo “eso”, concepto griego que quiere decir “del lado de adentro” frente al prefijo “exo” que es “del lado de afuera”.
 
Veamos la definición de la palabra en el Diccionario de la Lengua Española:
 
Esoterico: adj. Oculto, reservado. 2. Dicese de lo que es impenetrable o de dificl acceso para la mente. 3. Dícese de la doctrina que los filósofos de la antigüedad no comunicaban sino a corto número de sus discípulos.4. Dícese de cualquier doctrina que se transmite oralmente a los iniciados.
 
En resumen, se trata de una enseñanza que exige todos los recursos del hombre, tal como diría Paracelso “Ars requirit totum hominem”.
 
 
2. Pero...¿cual es el objeto de estudio del esoterismo?
Aquí entramos en la definición propia de la materia tratada. Se trata del estudio de la realidad esotérica, es decir, de la Realidad Interior. Esa realidad ha sido llamada Metafísica en otros tiempos y ahora Psíquica. Recordemos el concepto “eso” (lado interior) frente a “exo” (lado exterior).
 
En contraste con la Realidad Externa, exotérica, la Realidad Interna es invisible, no es perceptible por lo sentidos físicos. El alma, la mente, nuestra conciencia, no la percibimos. Sólo vemos el cuerpo movido por una voluntad . La negación moderna del interior de la realidad en el estudio de la psicología es un simple absurdo, pues todos bien sabemos qué hay tras, o dentro de, el cuerpo físico. Por otro lado afirmar que existe algo llamado “inconsciente” es una simple etiqueta, pues es evidente que todo lo que no se conoce es inconsciente hasta que pasa a ser conocido, es decir, consciente.
 
La afirmación de la Tradición de que existe toda una realidad invisible, interior, es el axioma que permite el conocimiento, el descubrimiento de las causas de los efectos que percibimos. Bien sabemos en nuestro mundo humano que los fenómenos que percibimos esconden detrás una voluntad, una intención. Se trata de traspasar lo visible para acceder al reino de lo invisible, la causa de donde surgen los efectos . Esa realidad invisible, esa otra dimensión, es la materia del estudio.
 
La práctica esotérica es pues el desarrollo del conocimiento, el incremento de conciencia, el activar todo ese potencial enorme que está latente en nuestro interior. El desarrollo de la mente humana en la dimensión psíquica ha tenido mucha resistencia a lo largo de la historia de la civilización por el monopolio religioso-estatal. Esa resistencia aún se observa en la afirmación moderna de la negación del alma en el hombre y el Universo.
 
Sin embargo, se quiera o no, el esfuerzo de evolucionar en la dimensión de la inteligencia es el paso evolutivo actual de nuestra especie.
 
Evolución dirigida desde la propia Madre Tierra en unión con el Sol en una de las miles de millones de galaxias.
 
Todo ello en Orden Soberano.
 
 
3. ¿Porqué se utiliza un lenguaje arcano en el esoterismo?
 
Existe una razón histórica y otra pedagógica. La histórica es debido a la represión ejercida sobre el conocimiento durante siglos por parte del fundamentalismo religioso; la pedagógica es que el lenguaje metafórico permite por un lado inspirar y por el otro guiar con suavidad, permitiendo que sea el propio individuo el que extraiga el conocimiento interior que todos llevamos dentro. El desarrollo de la inteligencia exige el uso de todas las facultades cognitivas, tanto verbales como no-verbales (hemisferios cerebrales izquierdo y derecho).
 
Podríamos decir que el lenguaje esotérico, simbólico, basa su fuerza en la unión de unos estrictos conceptos científicos (la estructura formal) con una expresión artística que permite el desarrollo interior.
 
Por otro lado la meta del lenguaje mágico es la expresión pura, el reflejo por herramientas simbólicas de la experiencia real del Espíritu. Es por tanto una guía, una señalización de tráfico por el camino de Sofía.
 
La vivencia del propio camino es del propio individuo ante el Espíritu.
 
 
4. ¿Por qué la actitud reservada de los adeptos de esta disciplina?
 
En primer lugar por la necedad, esa enfermedad humana que se basa en despreciar todo aquello que se ignora. La falta de sensibilidad e inteligencia ha hecho mucho daño al desarrollo del conocimiento en nuestra especie. El poder oscurantista que les protege ha permitido durante siglos el escarnio, censura e incluso muerte de los portadores de verdad. Dada esta actitud criminal, en especial en Occidente, la tradición ha tratado de preservar a sus miembros del constante y continuo proceso inquisicional que se ha practicado y practica sobre la verdad.
 
De ahí la recomendación de callar.
 
En segundo lugar por una actitud puramente pedagógica, se trata de un aprendizaje escalonado, y por tanto no es posible enseñar calculo infinitesimal sin conocer primero las cuatro reglas. El nivel de dificultad se incrementa a medida que avanza el conocimiento, y es necesario por tanto un adecuado proceso de ejercitación de las facultades físicas y mentales.
 
En tercer lugar, y la más importante de todas, porque este saber es algo que surge del propio corazón del ser humano. Cada uno finalmente adquiere su propio conocer tal como es por derecho de nuestra especie.
 
 
5. La tradición esotérica afirma ser la fuente de la tradición exotérica...¿es esto cierto?
 
La diferencia entre las religiones de las diferentes civilizaciones y la tradición esotérica es que los miembros de esta última coinciden en afirmar una única realidad. Las religiones y la moral son adquiridas vía exotérica, es decir desde la socialización externa de la cultura sobre el individuo, y mantenidas por la presión colectiva.
 
Sólo en culturas sanas podemos observar una actitud clara sobre el saber esotérico, el "saber de los ancianos" como se afirma tradicionalmente.En ellas el saber íntimo es la raíz de la cultura, y desde el conocimiento de los sabios se afirma permanentemente la verdad colectiva. En civilizaciones enfermas como la nuestra sólo puede esperarse una actitud política, es decir de dominación, en el conocimiento.
 
Quien domina la mentalidad humana controla su comportamiento.
 
La tradición esotérica no presiona a nadie para que estudie su conocimiento, esto es materia de motivación propia. Por lo mismo no presiona la libertad de cada individuo para que continue en ella. El deseo de desarrollar la facultad de conocer, propia de nuestra especie, surge de una causa interior que nos configura como realidad.
 
Otro tema es que esa necesidad de conocimiento sea satisfecha con un producto colectivo facilmente digerible, o por un camino de esfuerzo y motivación personal.
El hecho histórico real es que frente a la opinión de la media existe el conocimiento cierto de los estudiosos, de esos pocos que se esfuerzan en un trabajo lento y sacrificado.
 
 
6. Pero...¿no es cierto que el esoterismo es cosa de sectas?
 
La diferencia entre el ocultismo y el esoterismo es algo que ha sido poco subrayado. Desde siempre han existido escuelas filosóficas que afirman poseer una “verdad oculta” sólo accesible para sus miembros.
 
Esto en realidad forma parte de la estructura de cualquier organización que busca el poder sobre las personas. Es el exoterismo disfrazado, con toda la presión del grupo sobre el individuo que ello implica y toda la ausencia de conocimiento real sobre la materia.
 
El esoterismo es una actitud pedagógica, una progresiva enseñanza de un material de conocimiento interior que exige cuidado y paciencia.
 
Respecto a la representación de dicha tradición, la historia va señalándolos como aquellos sabios que deben ser considerados universales y de estudio obligado para conocer la disciplina.
 
Por último señalar la tarea humana de separar el trigo de la paja. La búsqueda de conocimiento exige el desarrollo de la facultad del juicio, de ahí la facilidad con que a veces uno pueda equivocarse respecto al estudio del alma
 


Suscríbete aqui para recibir a Diario nuestras actualizaciones directamente en tu Correo
 
Alojado en egrupos.net

Que es la Oración cuales son sus principios y sus origenes "La oración es la más poderosa herramienta concedida a los hijos de Dios"



La oración es la más poderosa herramienta concedida a los hijos de Dios. Sin embargo, muchos ignoran cuáles son los principios que la rigen y que la hacen efectiva. He aquí una síntesis de preciosas verdades, aprendidos en el fuego del crisol por destacados hombres de Dios, y que hoy están a nuestra disposición para nuestro uso y provecho.

24 principios sobre la oración

1 La oración no comienza en el hombre, sino en Dios. El hombre no sabe orar; por tanto, lo primero que hemos de pedirle a Dios es que Él nos enseñe a orar y que ponga en nuestro corazón el deseo por las cosas que Él quiere hacer. La oración que comienza en el hombre, como un mero deseo o propósito humano, termina antes de comenzar, o aborta a poco andar.

2 La oración debe estar impregnada de alabanza y adoración. Así, damos a Dios el lugar que le corresponde, reconociendo su poder y soberanía sobre nosotros, su amor, su fidelidad y sus maravillosos dones de amor. Así también despojamos al ego de su lugar y ponemos la mirada en el Señor.

3 Para obtener cosas mediante la oración es preciso conocer la voluntad de Dios respecto a todas las cosas. Si no conocemos la voluntad de Dios respecto a un determinado asunto estaremos pidiendo en un sentido equivocado, y Dios no nos concederá porque no estaremos orando conforme a su voluntad.

4 Con todo, pudiera ser que Dios conteste alguna oración que no se originó en Él. Entonces, dicha respuesta, que no procede de su voluntad perfecta, traerá consigo castigo y desdicha (Salmo 106:15).

5 Para conocer la voluntad de Dios debemos dejar que su Espíritu nos permita penetrar en su voluntad, en sus pensamientos y deseos, y su propósito, hasta que ellos se convierten en nuestra voluntad, en nuestro pensamiento y, consecuentemente, en nuestra oración. Esta oración es de gran valor. Si dejamos que el Señor imprima en nosotros lo que Él desea hacer, podremos interceder con gemidos, y habrá una verdadera oración de intercesión.

6 El pueblo de Dios tiene que orar antes que Dios se mueva y obre. Dios no se moverá antes que su pueblo lo haga. La voluntad y el poder de Dios se pueden comparar con una locomotora. Siendo una máquina de gran potencia, no puede avanzar a menos que tenga vías por las cuales hacerlo. Las oraciones ponen las vías para que Dios pueda obrar. La oración prepara el camino para que Dios actúe.

7 La oración no cambia lo que Dios ha determinado, pero la falta de oración puede limitar a Dios. La oración no puede obligar a Dios a hacer lo que Él no quiere hacer. Sin embargo, muchas cosas que Dios quiere hacer no las puede hacer, porque el pueblo de Dios no coopera con Dios orando para que Él pueda hacerlas. La falta de oración pone restricciones a Dios y retrasa su obra. Si no tomamos la responsabilidad de la oración, estamos impidiendo el cumplimiento de la voluntad de Dios.

8 En el universo hay tres voluntades: la voluntad de Dios, la voluntad de Satanás y la voluntad del hombre. Dios no destruirá a Satanás por sí mismo, sino que busca tener la voluntad del hombre unida a la suya, para, por medio de él, destruir a Satanás. Así que, cada vez que oremos, necesitamos ver estos tres aspectos: a) A quién estamos orando (Dios); b) conocer a aquel por quien oramos (el hombre); y c) saber contra quién oramos (Satanás). Nuestra oración se dirige a Dios, a favor de los hombres, y contra Satanás.

9 Cuando oramos conforme a la voluntad de Dios, nuestra oración revolverá el infierno y afectará a Satanás. Éste atacará con la intención de que nuestra oración cese; o bien pone obstáculos para que la oración sea detenida en los aires (Daniel 10:1-21). Por eso, debemos identificar sus tretas y clamar a Dios por venganza, pidiéndole, según sea el caso, que Él lo maldiga (Génesis 3:14), que lo haga callar (Marcos 1:25), que lo ate (Mateo 12:29), que deshaga sus obras (1 Juan 3:8), que lo reprenda (Judas 9); que lo quite de delante de nosotros (Mateo 16:23); que nos libre de él (Mateo 6:13), y que lo avergüence una vez más (Colosenses 2:15). Muchas veces será necesario arremeter con fuerza contra Satanás, rechazando el hostigamiento permanente que realiza sobre nosotros.

10 Dios desea que muchos sacerdotes acompañen al gran Sumo Sacerdote en su obra intercesora La más noble oración es la que se hace a favor de otros, por lo que requiere de hombres que hayan sido ennoblecidos para realizarla. Hablar a los hombres acerca de Dios es una gran cosa, pero hablar a Dios acerca de los hombres es más grande aún.

11 La oración es la clave de todo ministerio cristiano. Lo que no hace el colegio, la teología, los libros y la erudición lo hace la oración en la formación de un verdadero ministro. Un ministro que no empapa su mensaje en oración puede complacer el intelecto, pero no producirá ningún fruto espiritual perdurable.

12 La oración no es un ejercicio para ser realizado descuidadamente y con premura. Más vale no orar que orar a la rápida, como un mero ejercicio para tranquilizar la conciencia. Mucho tiempo empleado con Dios es el secreto de toda oración de éxito.

13 Las más de las veces habrá la necesidad de sostener una oración con perseverancia. Aunque la fe es primordial para recibir las cosas que pedimos, la paciencia es su complemento. Aprendamos a concederle tiempo a Dios. En esa espera se nos irán adhiriendo otros dones que ni siquiera habíamos pedido.

14 La oración no es sólo la instancia para pedirle cosas a Dios o para agradecerle. Es también el tiempo que le concedemos a Dios para que nos transforme, y nos deje impregnados de divinidad.

15 Quienes no apartan tiempo para orar, no oran; y quien no acude a la cámara secreta para estar a solas con Dios no orará eficazmente (Mateo 6:6).

16 Hay oraciones generales y también oraciones específicas. Hagamos oraciones generales, pero hagamos también oraciones específicas. Hacer una oración general cuando se requiere una oración específica es dejar muchos claros a Satanás para que él nos ataque. Debemos cuidar todos los detalles de una cierta cosa y así cerrar todo portillo al diablo.

17 Toda vez que sintamos una urgencia para orar, oremos, aunque no hayamos planeado de antemano hacerlo en ese momento. Esto indica que hay un asunto en la voluntad de Dios que requiere nuestra oración. Si no oramos, sentiremos un ahogo interno y Dios no nos podrá ocupar; si oramos, la oración será algo suave y gustoso, y Dios volverá a confiar en nuestra oración. Si no sentimos jamás esta urgencia, hemos perdido la comunión con Dios y Él ya no puede usarnos en su trabajo.

18 Si la carga de oración en el corazón se vuelve demasiado pesada y no podemos aliviarla con la mera oración, entonces debemos ayunar. Al orar con ayuno, la carga se alivia y desaparece.

19 El principio de orar tres veces (Mateo 26:44); 2ª Corintios 12:8) no significa necesariamente orar tres veces, sino orar sostenidamente las veces que sea necesario, hasta obtener una respuesta del Señor. Cuando esto ocurre, la carga que la provocó desaparece y alcanzamos la paz del Señor tocante al asunto por el cual hemos orado.

20 Después de orar, es preciso velar y observar cuidadosamente todos los cambios que se producen como resultado de nuestra oración. Ello nos permitirá reorientar la oración, redoblar su intensidad, o bien dar gracias por la respuesta, según sea el caso.

21 Aparte de la oración personal, está la oración colectiva, que es la oración de la iglesia. En muchas cosas, la oración personal es insuficiente; entonces se hace necesario que la iglesia ore. La porción de Cristo es más grande cuando los creyentes se reúnen en el nombre del Señor que en cada individuo en particular.

22 Para la iglesia local, la oración no es sólo una opción, sino que es su trabajo más importante, su ministerio fundamental. Si falla en esto, no surtirá efecto lo mucho que pueda hacer.

23 Según Mateo 18:18-20, la iglesia (representado en los “dos o tres”) gobierna el cielo. Lo que ella decide, Dios lo hace. Esto es real cuando la iglesia local ha alcanzado una plena armonía con el Espíritu Santo, de manera que allí se conoce y se expresa perfectamente la voluntad de Dios. Cuanto mayor sea la capacidad de oración de la iglesia, más alcance tendrá la obra de Dios, y más expresión su voluntad. En la medida que la iglesia ore por grandes cosas, Dios podrá hacerlas.

24 La oración de autoridad, a diferencia de las demás, va en una dirección opuesta, es decir, no de abajo hacia arriba, sino de arriba hacia abajo. Esto significa que el creyente se afirma en la posición celestial que Dios le ha dado en Cristo –una posición de victoria– y utiliza la autoridad para atar y desatar, para resistir las obras de Satanás ordenando que se cumpla lo que Dios ha ordenado, o bien para ordenar a los montes que se muevan (Marcos 11:23). Esta oración no se dirige a Dios, sino desde el trono de Dios, donde el creyente está sentado juntamente con Cristo.


Suscríbete aqui para recibir a Diario nuestras actualizaciones directamente en tu Correo
 
Alojado en egrupos.net

Que es un Ángel



Un ángel es un ser sin cuerpo, sin tamaño definido, con múltiples tareas como acompañarnos, protegernos, enseñarnos y estar siempre disponible cuando lo llamemos, pues los ángeles fueron creados por Dios, con energía pura el primer día de la existencia del mundo especialmente para estar con los seres humanos que irán evolucionando con el paso del tiempo. 

“Ángel” quiere decir “mensajero” y por eso constituyen la forma más directa de comunicarnos con nuestro Creador.